RODANDO POR EL MONTE

 

  

Rodando por el monte

bajó la niebla al campo.

 

Se enredó en las aliagas,

se  despeinó en los álamos,

se prendió en los espinos,

se recostó en los pastos.

 

Dejó todo el paisaje

con los ojos vendados.