MUIÑEIRA

 

 

Teníamos un molino

todo pintado de azul.

El molinero, yo.

La molinera, tú.

 

¡ Ay, juventud !

 

En vez de moler el trigo

molíamos amapolas.

De canciones y de besos

llenábamos la tolva.

 

¡Ay, juventud!

 

No era molino harinero,

que era molino de risas.

En las noches de verano,

¡qué bien molía!

 

¡Ay, juventud!

 

Molinera mía...

Molinito azul...