BAJO EL CALOR SOLAR

 

 

Bajo el calor solar

se tuestan los arroyos

tendidos a secar.

 

Una implacable siesta

les arranca la piel

igual que a las culebras.

 

Ya no tienen mirada.

Ya perdieron la voz.

Ya están desnudos de agua.