La vida lenta

 

 

 

Textos:   Manuel Crespo

 

Ilustraciones: Pere Salinas

 

 

 


 

Habita el centro del mar.

 

Inclúyete en la ausencia de las algas,

en las olas ebrias de sus ondas.

 

Báñate,

el agua lustral

te guiará hacia soles animados.

Permanece en mudanza,

atendiendo al signo que se brinda

y escapa a medida y equilibrio.

 

Rebasa el cerco de las constelaciones

hasta la combustión de la palabra.

Obra en silencio,

corazón.

 

Vela y fermenta el fruto,

vino nuevo que hospeda al venidero.

 

Estas vides serán puente cruzado

al campo que resbala entre los dedos

Merezco ser tragado por la umbría

mientras reverbera el sol

y el ave ensueña.

 

Todo desfallece y algo grita.

 

Interrogo a las peñas,

a las huellas,

a los ariscos ojos del camino.

Quiebran las cosas tras la ventana,

se vuelven irreconocibles.

 

Salgo:

a ofrendar mi vértigo al vacío.

 

Mientras tú,

hombrecito,

te ocultas en el soto

cuando yo vago y respiro.

 

Al relente ve,

rehaz el ciclo mudo de lo oscuro.

 

Hacia atrás,

con un candil,

después a tientas.

Repentina,

la franja abre la nube

fortaleciendo la tarde.

 

Absoluta gracia de la luz,

haz en mí tu forma reprimida.

Descendido el monte,

el agua se sumerge en la sal,

entregada dócil a lo abierto.

 

Y yo en vela,

propicio lo infinito.

 

Doy quebradura a la palabra,

lapso entre las voces y su eco.

Alegre en la cañada

concilia al gorrión y a la langosta.

 

Habla,

esta bonanza anhela densidad.

 

Escucha,

la intemperie vibra en la semilla.

 

Esto siempre estuvo,

desnudo,

inmediato,

en ayunas.

Nocturna,

extenuada de luz,

alza la hierba

entre un rumor de osario.

 

Y la existencia lunar

se turba con la estrella

bullente en la hondonada.

Combate la avidez con el prodigio

de lo puro y de lo inagotable:

el pino agitado en el macizo,

o esa nube,

preservada en sí misma.

 

Pierde pie,

ninguna fortaleza te defiende,

la desnudez precede a los hallazgos

que en el recinto negro fosforecen.

Asombra esta pujanza

advenida a cada inspiración

para conformar el aire.

 

Lanza al cauce tu canto.

 

Di la forma del fuego.

 

Ordena abrirse a la bruma,

dar la cara a quien gime en el umbral.

 


 
 * Pere Salinas (Barcelona, 1957)

Ha expuesto en: Alemania, Austria, España, Finlandia, Francia, Holanda, Israel y Suiza.

 
Ha participado en las ferias de arte internacional de: ARCO-Madrid, Art-Frankfurt, Lineart-Gante, Art-Innsbruck y Kunstmark Dresden.
 
A lo largo de su carrera la poesía ha formado parte de su trabajo, ya sea como estímulo, investigación o desarrollo plástico. Ha trabajado a poetas como Goethe, Hölderlin, Lorca, Eliot, Auden, Roberto Juarroz, Joan Navarro o Manuel Crespo.
 
La revista digital Sèrie Alfa  ha editado el trabajo poético que han realizado diez poetas (Manuel Crespo, Lola Andrés Eduardo Sterzi,  Laura Erber Miren,  Agur Meabe, Lila Zemborain, Rami Saari, Anna Montero,  Manel Rodríguez-Castelló,  Jean Pierre Pouzol, Joan Navarro)   sobre diez obras suyas: Geografia del silenci

salinasgarnica@terra.e

 

 
* Manuel Crespo ( Barcelona, 1963)
Libros publicados: Guía de perplejos, Col. Puente de la Aurora, Málaga, 1998; Indicios de salamandraEd. De la torre magnética/ Zambucho ediciones, Madrid, 2000.