Pedro Luis Menéndez

   

MEMORIAL  

DEL

NAVEGANTE  

  “Las naves ardieron, ¡oh luz del primer amanecer del mundo!”

                                                                         (César Antonio Molina)

  “Buques de otros diluvios hoy atracan  

en recónditos puertos.”

                                                                         (José A. Ramírez Lozano)

 

    I

Primero estuvo el hombre con el viento y la lluvia

estaban las orillas y los lagos azules

con los brazos al aire se empapó de aquel frío

            si arrastraban un tronco carcomido y flotante

En el tiempo almadías

                                    canoas y coracles

llegaban a la estrella de las cien mil preguntas

uno a uno los baris talamasgos tartanas

con trieras y urcas

                        con los drakars

                                                trirremes

que la tierra del mundo abundaba en historias

y los hijos crecían reciamente en dromones

en selandros

                        galeas            saetías            carracas

carracones y uxeres

                                    en taridas y naves

                                    en galeras bastardas

                                    en sutiles galeras

donde el viento es la vida de la vida

                                                            y la sangre

más allá de las uñas

galeazas al pairo de la bruna fortuna

carabelas y queches

                                    galeones

                                                            rambargos

bergantines                   navíos              bucentauros

jabeques                      con fragatas y lugres

                                    con bombardas

goletas                         fragatones y pingues

sacolevas

                        polacras                      bugantinos y lintos

de las noches estrechas que las aguas ensanchan

las mahonas                 los caiques

las bagalas                   los daus

                                                frente a frente garucus

los champanes              los juncos

pailebotes que anuncian la presencia del sueño

del quizás

                        del futuro

patamares si el rumbo designó la aventura

las balandras de un día

                                    las corbetas aladas

paquebotes agudos de la fuerza que arrastran

                        y los clipers del viento sin vapor

que exigían tanta mar de consuelo

tanta estela acunada por el miedo y la lluvia

donde estaba ya el hombre

                        con los brazos al aire

                        desde siempre que estuvo

 

II

 

En los pardos santuarios se refugian los días de tormenta

donde el gris se apelmaza irremediable

abrazado a los muros que cuartean los siglos de la plata y el barro

para orar neciamente letanías que nunca susurran las gaviotas

cuando los alcatraces morando en las espumas del aire que no cesa

estrechan el silencio de las horas moradas

                        contra el puerto aterido que atenaza la noche

Si recuerdan es árbol que talaron ancianos de otra faz diferente

corazón de madera que suplica a las vigas su premisa insalvable:

no haya fin en el tiempo que amarán los arpones

ni siluetas heridas por la sed que arrebata las espinas dorsales

                                                            y arrebata los hombres

No haya fondos ignotos de ceniza cobarde amasando las costas

No haya tiernos abrigos en el fin de la tierra

                        Quietas las estelares trabazones de engaños

ciegos a las derrotas firmemente trazadas

islas de pedrería

                        mascarones tensados del salitre en la sangre

¡cuánta pura caricia de llegar hasta el centro!

desde las ensenadas como garfios del grito

paz sin paz verdadera

                                    alquimistas del tálamo

                                                                        agoreros del eco

quiera el mar cada poro de regreso y de cuerda que se cruza

                                                                                    y se anuda

Quiera el mar astrolabio de delfines errantes

y una copa de viento que se ciña al velamen

Quiera el mar aún la vida

que deparan los dioses de la aurora azulada

                                                el rojizo deslumbre de pupila en timones

                                    la tripulación lenta de la calma en el rumbo

Quiera el mar no haya fondos de salinas erráticas

donde el fin se apelmace irremediable

abrazado a las bordas que cuartean los siglos

 

III

“...en la nieve de la holanda fina...”

                                               (R. Alberti)

 

Recorrió el silencio con la voz de dentro

resonando sorda la mañana pura

 

y en el absoluto de la orilla ardida

por la luz del alba

                        se escucharon todos

los gemidos hondos de los marineros

estertor y duelo de los horizontes

sangre de los hombres

cayendo y rodando la aventura oscura

patria de la tierra recomida y sabia

                                    expresión del agua:

van por las mareas

los tirabuzones de las niñas blancas

                                    crecen los latidos

de las soledades que nutre el olvido

y en el vientre enorme de la madre negra

se abrazan las almas de la esfera muerta

como un paraíso vuelto a los confines

de la gloria eterna

                                    al azur de nieve

al amor de siempre

a su inmensa estela

 

IV  

“Insequitur clamorque virum stridorque rudentum”

                                               (Virgilio, Eneida, I, 87)

 

Era del mundo víspera la noche/ curiosidad sin palio/

tan desnuda

                        que gemir y gozar no parecían

                        sino la sola luz de la existencia/

                                                Por dignidad

el viento se estrenaba en un turbión macizo e insolente/

todos detrás del alma a la cubierta/ arriad/ arriad

la luna entre la súplica

                        del no vivir sin patria entre los muertos/

El mar aquel/ la mar de los principios/

la extrema unción del músculo embreado/

                                                            no hay más allá

jamás cuando resuenan

                                    crepusculares/ cínicos/

los faros/ fogata sí/ mirad/ para el engaño/

                        Después de Dios y un pálpito

en el pecho/ Prosperarán las águilas de bronces

como una ruta mórbida de calmas

y entonces sólo

                        un nudo desolado

                        desearán las tumbas de las olas/

Arriad/ arriad la luna golpe a golpe/ sabed

que al fin Fortuna es la cobarde

                                                boca del tiempo

necio de esperanza/

                                    candor sin alma/

                                    inocencia fétida

con que historiar las lágrimas saladas

y el cerco atroz del vómito salvaje/

                        Por dignidad del viento y de las aguas

 

 

V  

“Navegaron la parte que pudieron

los dinos de preciosa laureola...”

                                (Juan de Castellanos)

Llegaban de los tiempos con la historia en la mano

a la página rauda del ciclón

                                                esculpiendo

las palabras con mecha

los símbolos con lanzas

 

Codiciosos o audaces

Iniciados sin lastre de una tierra insensata

                                    tristes de otra tristeza

                                    matadores del siglo

espesaban la noche con romances e insomnio

para no ver su sombra de cristal enlutada

 

Desde los arrecifes

la cansina epopeya les negaba su fruto

                                    Ellos sólo cantaban

 

Si el silencio era lluvia recogían el alma

tan atrás

            que la sangre

                                    se alumbraba de muerte

y una espiga de estrellas estrenaba coraje

contra sus corazones marineros en gracia

 

La bandera era paño de ambición y soberbia

                                    pero cuánta memoria

                                    se arrumbaba en el viento

                                    Qué relumbre de espejos

                                    se celaba en la bruma

para todo el futuro

                        los entonces

los siempres del amor y la guerra

 

Para todo el futuro

                                    Ved la gente del cielo

conquistar Guanahani con la historia en la mano

                                    perfección de la idea

costa al fin desnudada

sin regreso y sin patria

                                    Para todo el futuro

y sin patria

Sin patria

 

  VI

 

Enhiesta trinidad/ fiera mordaza/

            venían de las zarzas los infantes desnudos/

acudían sin sombra de rencor/

eran tiernos/

La voz de la blasfemia les rozaba la nuca

                                                temblorosa/

eran tiernos/

Al compás prodigioso de la esencia mudable

se asombraban de un alba del estío y/

                                                            a un paso/

de la noche de nieve/

pero aún se arropaban muellemente en las hondas

ensenadas del sueño/

                                    muellemente en las ondas/

sin gritar el espasmo de la boca que arde/

luna a luna/

                        en silencio/

Por su fe de agonías enormes y distantes

eran reconocidos en los puertos lejanos/

La voz de la avaricia les rozaba los ojos

con un duelo de nácar

por el brillo perdido/

                                    ¡eh, grom!

en la espalda de la tierra del frío/

¡eh, grom! sobre el hombro

con un fardo y un mundo de destello azules/

¡eh, grom! eran tiernos

y acudían sin sombra los infantes ardidos/

por su fe/

desde el fuego de la mar y del viento

al compás prodigioso de la esencia constante/

de la esencia constante/  

 

VII

 

Condena de la noche esta fatiga alerta

este sobrevivirnos demorado

                                                que acaba con la muerte:

 

Por lances de fortuna en el acaso

aquí y allá sin tiempo un espejismo

rebrota como pez

                        fuego cerrado

condena de la noche

cruz del viento:

 

Alejarán del ámbito ya estricto

su boca de dragón que asola al mundo

                                    Después del mar

quién poblará la luna

                                    Después del mar

quién tejerá la historia

este tan demorado revivirnos

                                                que alienta ya:

es tanta nuestra ausencia

es tanta la condena de esta noche crecida

                                                            para nadie

 

Después del mar

quién velará en la costa

quién morará en el tacto vencido de la arena

industria atroz del cieno que arrebata

sólo el vivir y no los edificios:

                        cuánta prisión que acaba con la vida

de esta fatiga alerta que demora

                        condenación que acaba con la vida

 

Después del mar

quién velará en la costa

con el alba en el cielo la paz de los regresos

 

 

VIII

 

No te envidiaban luna en el silencio

pero te conocían lágrima en el puente

            Antes de ti apenas oleaje

            te nombraban azul como cristal

Querrían todos verte desatenta de ti

muy lejos del titán y de la fuerza

            cuando labras la noche

            en un espacio inútil de figuras

perdidas sin sosiego

sin alma sin sosiego

                                    aventurando siempre

                                    la maraña del hambre

No te envidiaban luna tu confianza

infinita de quien se anuda áspera

            y se crece al morir

            cual una huella pura de artificio

pero te conocían lágrima celosa

detrás de las costumbres y promesas

Así te conocían

            tan feroz y feraz como la muerte

tan inhábil tan dulce tan infierno

como un fuego cruzado sin respuesta

como un ojo que arde

            repentino de sí hacia la pobreza

            la temida y cobarde pleitesía

el aguijón amargo de las incomprensiones

atrás

            en tierra

                                    lejos de la vida

 

 

IX  

“pinea texta sonant, pulsi stridore rudentes,

                ingemit et nostris ipsa carina malis”

                                (Ovidio, Tristium Liber Primus, IV, 9-10)

El viento era una esquela asonantada/

hermosa por llorar tanto delirio/

                                    Una esquela

que zumba en cada cuerda

como flor de arrecife detenida en su más

alto deslumbre/

para vértigo y fe del navegante/

Donde quiera que estén los paraísos

no serán éstos

                        que se desvanecen

de piel de mar lloviendo contra el yodo/

sin más calor

que un bosque de exigencias/

una sórdida cuenta por cobrarse

a los hijos dejados de la mano/

                        entre la luz y el odio/

en la distancia/

Donde quiera que estén los paraísos

no serán nunca piélago ni rumbo

ni marea

ni arte

            ni derrota/

sin más amor que un paño fatigado

de extenderse y mentir la desventura

para vértigo y fe del navegante/

para ración ahíta del viajero

esta sórdida cuenta en la distancia/

es a babor y cerca de la Illyria/

dioses del mar azul

                                    hacia la nada/

   

X

 

Con la vida en el aire te escuchaban

los gemidos enormes de la noche:

                                    Bajo tu pecho

un puño de aguijones

atravesaba el bosque de tu sangre

como perseverancia que conoce

lo más claro

                        lo puro

                                    lo distante:

En el puente llorabas como un hombre

la máquina fatal de los recuerdos

pero

            ¿quién congregaba lo consciente

            de una sed arrancada a lo constante?

Firme plata fugaz de la bodega

te crecía en el sueño de los años

                        Viejo lobo de mar

tópicamente

embutido de sal hasta la náusea:

No entre tus ojos ámbito del agua

mas la infiel soledad

                                    te agigantaba

como un beso deforme la tristeza

para luego abrasarte poderosa

                        de portento y de luz

sonora alba:

Cuando apenas si al mundo redentores

lo atormentaban pálidos gigantes

de la tierra hacia ti y tú tan lejos

de las muertas palabras

                                    anegadas

por la bruma almidón del paraíso:

Como el muelle recóndito de un alma

bajo tu pecho un puño de aguijones

atravesaba el bosque de tu carne

te crecía en el sueño de los años

como un beso deforme la tristeza

   

XI

 

Del globo luminoso

te envolverá la nube maciza en pensamiento

para cantar en ondas

                                    la perfección del círculo

Contigo                        navegante

la suma del misterio

alertará a la costa pasión del continente

tu paso

            como un muro de presencia y de entraña

Entre los dos y aquéllos

                                    los oscuros sin nombre

para labrar tu estela

tu estela del prodigio que atesora visiones

tu estela circundada por las arquitecturas

armónicas del cosmos

Contigo

            navegante

la suma de la imagen

tu estela como imagen que admirará

                                                en blasones

la divisa de un sueño

Primus circumdedisti me

y quién ya negaría después de aquellos

triunfos

            la perfección del círculo

Del globo luminoso te envolverá la estela

tu estela imago mundi

                        la suma del misterio

tu estela del prodigio

                        la suma de la imagen

 

 

XII

 

Esperaban el hilo

conductor de la idea

sin saber que el infierno es una forma

antigua

            de recordar al arte

de marear:

            donde las costas estremecidas

les perturban con su seguridad de acantilado

Pobres mortales amplios de llovizna

y de gris en el retorno

                                    del ojo hacia la tierra

-Allí estarán el tiempo suficiente

para no perseguir otro silencio

                                    como boca de lobo

                                    justo al límite

o como inútil lastre

de memoria- tristemente difusa:

Sólo eran figuras de prestigio ambarino

moldes de una caricia reducida al encono

tripulantes sin sueño de una nave ya amarga

mascarones caídos

de algún cielo sin ángeles:

cómo podrán creer las profecías

las palabras tribales

                        los aplausos

cuando apenas si el viento les recoge

el bramido de una noche salvaje

y el corazón sin viento

de otra noche tras ésta

                        Lo que tanto esperaban

                        eran sólo figuras

                        esos gestos sabidos

                        de los expertos trágicos

                        algún bosque de luces

                        serenas bambalinas

Para volver después a la clara quietud

bajo el océano

 

 

XIII

 

Se hurtaban a los cuerpos con toda su soberbia

de cansina arribada

por beber vanidad

en el esfuerzo último del vaso/ huella

de senectud

            platea sienes rígidas del aire/

acartonadas sombras rígidas del aire/

                                    casas del aire

rostros donde el aire

se empujó hasta llorar y no ser muro

y no ser simulacro en bronce o piedra

de la similitud de la partida/

para llegar allí

después de todo un mundo sucesivo

                                    y lamerles la mar

cuando dormían/

cuando dormían lejos de los cuerpos/

hurtándose a los cuerpos/

se hurtaban a los cuerpos con la conciencia

apenas en la mano

                        tendida/

sin la añoranza justa/

a un paso mórbido del lado de la quiebra

no susurraban sino cantinelas

con que olvidar la vida sumergida

la del envés

                        la vida sumergida/

como otra faz distinta de la cierta/

como otra faz distante

                                    necesaria

la palabra es difícil

necesaria/

            boca de senectud

platea invierno para llegar allí

después de todo un mundo/ gloria

en gloria/ y lamerles la mar

en el esfuerzo último del vaso/

la senectud ardida de la plata

                        la metálica y honda

la sal de los encuentros previstos

                                    hoy por siempre/

desde la duda y siempre/

desde la cuenta atrás

y siempre

   

XIV  

“pues si un día es el siglo de las flores,

una noche es la edad de las estrellas”

                                               (Calderón)

  “...que escollo es, cuando no sirte de arenas,  

la dulce voz de un serafín humano!”

                                               (Góngora)

 

Cuando besabas toda la frontera

de su perfil de nave

su abandonada estampa previa a los abrazos

no querías saber los silencios del agua

                                    esos instantes puros

de diamante

                        con que la noche puebla

su afiebrado placer

el paso capital de su morada extrema

su sed de ti:

                        sólo después del tiempo

te habrán de conmover las agonías

la clara singladura de una espuma fugaz

en el ardor del piélago abrasado:

Viento de proa al alma banderiza

viento de proa al alma

y un puñado de sueños agitados

                        en el umbral

sin paz

de la palabra:

esos instantes puros de diamante

te habrán de conmover después del mundo

luminosos de sal por los encuentros

unánimes de luz

                        noche de estrellas:

La dulce voz

la abandonada estampa

de su perfil

                        los sueños agitados

viento de proa al alma

proa al alma

 

 

XV

 

“Yo os amo, viajadores del mundo, los que dormís sobre el agua,

hombres que van a América en busca de sus vestidos,

los que dejan en la playa su desnudez dolida

y sobre las cubiertas del barco atraen el rayo de la luna.”

                                                               (V. Aleixandre)

 

Y aquella veste negra de la esperanza

se enredaba en los días del hambre

                                                o en el miedo

que la braña elegía para hacerse presencia/

sobre la luna vieja de semillas que fueron pan largo para todos

y hoy se aduermen/ inanes/ como frutos marchitos

de las entrañas rotas/

                                    Qué lejos de las lágrimas

contra el viento del viento y los sueños redondos

de regresar al alma de los hogares blancos/

comezón del principio/ orígenes y lluvia

que traspasa los cercos/ las lindes/ los milagros

de un mundo prodigioso por esencia/

Qué lejos del invierno y de la roca

por amor de un atlántico destino

sin conocer la voz del que no supo tierra/

                                    Cómo resuenan roncos

los gemidos azules de un pantalán de estelas

a través del deseo no prohibido/ una caricia al aire

y este frío desnudo como luz del dolor/

la serenata que se atreve a nombrar

                                    de otro viaje la suerte

y un recuerdo de olas contra la noche muda

de todos los instantes/ ansiosa

desnudez para un regreso que nadie prometía

ni en el fugaz ademán de los adioses/

ni en las miradas tibias de las albas/ ni en el absoluto

de los crepúsculos que nombran la tristeza/

Cómo resuenan roncos los gemidos azules

sobre una luna vieja de semillas en duelo

contra el viento del viento

que nadie prometía/

                                    ni en el ademán de los adioses/

ni en la tristeza del crepúsculo/

 

 

XVI

 

En la boca de Dios/ calladamente/

alcanzaban la sed de otra palabra/

con qué brío y ardor si en las mejillas

llegaban a sentir un fuego bueno

                                                ignorado si audaz

tiempo si encanto/

cómo no recibir esa curiosa

transposición del ser a lo querido

el ansia capital de aquel andarse

sin saber si creer la cruz del tiempo/

con qué brío y ardor si entre las manos

el marejar velaba en la constancia

de un paso más

                        allá de lo soñado/

tanto turbión de luna al arrecife

frente a la rosa misma en esperanza

de más amor

                        allá de lo soñado/

cómo no responder y ser encuentro/

contagio y conexión/ rabia en los nudos

de un mundo que alcanzaba su infinito

mientras ellos tejían las historias/

las leyendas/ los hábitos

macizos/ la estameña de un alma sin jirones/

cómo no responder y ser encuentro/

cómo no recibir esa curiosa

transposición del ser a lo más alto

sin ver la luz/ sentir el viento al hombro

ignorado si audaz

tiempo si encanto/

 

 

XVII

 

De condición y tiempo

                                    luna buena

que atravesó la red de lo intangible

tan cerca de nosotros

                                    tenaz

                                    permaneciendo

en todos los naufragios que la noche me impuso

sobre ti

            tan cerca de nosotros

del poder de la costa sumergida

por siglos adheridos a la tierra:

era nube y llovía

en las ventanas mágicas del ansia

precipitadamente sobre el ansia

                                    vestía en singladura

de los cuerpos sintiéndose después

tan cerca de nosotros

                                    tenaz

                                    permaneciendo

como detrás de ti y de mí -los ojos sabios

que velan la aventura

de quienes no esperamos

                                    sino la gran respuesta

esa luz de improviso por todas las palabras

tenaz permaneciendo tan cerca de nosotros

que al fin nos cobijara

                                    después de tanta mar

el sueño bueno de los ángeles viejos

y ese temblor de amor que no nos finge

 

 

XVIII

 

Apenas resplandor y si un recuerdo

                                                            quejoso te traspasa

dices más lejos mar aullido de memoria

sueño de nadie en pos de nueva tierra

donde lo oculto quiere no saberte

y el verano se expande como un niño de miedo

por tu boca

                        Apenas la aventura de otra hambre

en los hombros

                        después de las espaldas

que llegaban a un mundo al fin desde el salitre

y las manos tendidas en esta pasarela

que hacia el frío dispone la luz de tu silencio

 

donde lo oculto quiere no saberte

y aguardan las palabras familia tiempo

camino de victoria

                                    cómo volver atrás

al filo de los cuerpos extraviados

en el mirar ajeno del que ignora

                                                con tiento

tanta muerte de Dios entre los dedos niños

y una salvaje sed contra infortunio

 

donde lo oculto quiere no saberte

                                                Apenas la mágica

cautiva de algún turbión helado tras la aurora

rostro de nieve en busca de ti mismo

contrición del espacio que atravesó la lluvia

y dijo en ti

nosotros somos lluvia

                                    cómo volver atrás

al filo de los cuerpos extraviados

más lejos mar aullido de memoria

sueño de nadie en pos de nueva tierra

donde lo oculto quiere no saberte

por tanto tiempo y grito y despedida

por tu salvaje sed contra infortunio

 

 

XIX

 

“Quien entienda bien el mar, o todos los que de esto se ocupan, podrán comprender cómo quedaría Manuel de Sousa con su mujer, y aquella gente, cuando se viese en una nao en el Cabo de Buena Esperanza, sin timón, sin mástil y sin velas, ni de qué poder hacerlas”                                                                       (Bernardo Gomes de Brito)

 

La noche se hizo forma en los rezos de las mujeres

en la mirada necia del piloto

sin punto y sin destino/

                                    en el seguro azar que nos golpea

si nombramos la vida en un pasmo de miedo/

y no hay alba/

                        sólo después de fingirnos

una boca que sueña/ y ya no hay alba

porque se acerca el tiempo de la costa tendida

como pinzas de nube en un arrobo del cielo/

podemos encontrarnos

si aturdidos de rabia en un instante más

                                    donde no hay luna/

donde el silencio estorba quietamente las voces de los hijos

y un puño de tristeza se abalanza

de pronto contra todo/

                                    y ya no hay alba

porque se acerca el tiempo furioso de fortuna/

la negación audaz de la marea/

                                                el frío fin

si aturdidos de rabia en un instante más

podemos encontrarnos/ decirte

Leonor

las ansiedades de un pecho que se agota

en esta oculta esperanza de la tierra/ donde

no hay luna/

donde el silencio estorba quietamente las voces de los hijos

y esperamos/ como la sed que aguarda en el crujir

de dientes/ alguna luz

                                    un eco de palomas

porque se acerca el tiempo tendido de la costa/

si aturdidos de rabia en un instante más

podemos encontrarnos/ Leonor/

tan lejos del infierno y este morirnos ya

                                                contra la vida

después del paraíso  

 

XX

 

Allí nos detuvimos: sí: dispersos

como fogatas bien avenidas a un tiempo de confianza

como timones dúctiles que sufren en silencio

las heridas de sal por los costados:

Ellos decían alma

y era sólo el reflejo de una dicha: una mirada

atrás y un intervalo de lágrimas

que anegaban la arena sin coraje: el viento solo:

la canción perdida

que entre los sufrimientos se compuso: años y años

para llegar al centro sin respuestas

con el distinto paso de quienes no supieron

abatirse de luna en una noche

entera frente al hombre

sobre la sola idea de un sextante prohibido

Allí nos detuvimos: sí: dispersos

como figuras que al azar surtían de presencia

como bosques sellados a una mínima gloria

que nadie nos supuso desde el nunca:

Ellos decían alma

y era sólo el reflejo de algún gesto

que dictara memoria: una mirada atrás

y un desencuentro de piel entre los brazos: una lluvia

callada que en los ojos repica dulcemente

cuando después de todo la tristeza

es sólo una palabra entre tantas palabras

y la noche nos crece de los labios: el viento solo:

la canción perdida que soñó juventud

cuando después de todo

es sólo una palabra entre tantas palabras

y la noche nos crece hueso a hueso: el viento solo:

la canción perdida

que entre los sufrimientos se compuso: años y años

para llegar al centro sin respuestas

cuando después de todo es sólo una palabra

que no pronunciaremos:  

 

XXI

 

En el fin de un silencio cauce y árbol

cerco de esferas llueve en la codicia

de esta costa sin duelo entre los ríos

blancos de la noche:

el mundo es viento que hurta en las caricias

un ademán de azul contra lo incierto

la conciencia que abraza porvenires

de un mar altisonante:

no hay sombra aquí del miedo a las palabras

esos rincones cálidos que agrupan lentamente

soledad y soledad desde la tierra

pausa del alma y voz que se desborda

para alcanzar un sol

de luna y eco:

nupcial el firmamento se apresura

en el desvelo íntimo de un orbe

que llora en luz la causa del invierno

como un sentirse mar

así en tardanza:

juicio y temor de un verbo de arrecifes

coro de un alto y último destino

sobre el temblor de tanta primavera

magia y afán

que asola el paraíso:

por ti de pronto en tardes que no fueron

en lentos días sordos de otro encanto

para esta noche sabia en que regresan

brotes de un gesto

y pulsos que te alarman:

cómo llegar al alba de esta sombra

atravesar la lenta y dulce lluvia

de esta costa sin duelo entre los ríos

blancos de la noche:

cómo llegar al alba en cauce y árbol

y en todo amor y en boca

y en certeza para esta noche

sabia que no entrega

sino un temblor de azul contra lo incierto

un ademán de sed que ve y aguarda:

 

 

XXII

 

Temblor de manantiales

buena noche que al alma recogida

dijo tiempo

            conciencia del azar

voz de la calma

contra el invierno fiel de los que no gritaron

sino la cortesía de una sombra

sobre nosotros

                        ciegos de nostalgia

llorando de los ojos cada perfume amargo

y cada condición y cada miedo

sin elegir derrota

                        en singladura

de una más dulce nube que sus brazos

que su canción al paso de la estrella

que su latido en sed de costa y mundo

por amor al amor

de los que luna a luna llegaban al sendero

y en él se confundían

con un árbol la noche una cigarra muerta

un encuentro de diques sin milagro

aquella arena

                        de un abatirse y ser

sobre el gemido sobre el inicio ya

sobre nosotros

llorando de los ojos cada maldita tierra

que nunca descubrimos

cada lugar al sur de los deseos

cada ambición y el viento que no cesa

por amor al amor

de los que luna a luna llegaban al asombro

a estos brazos de heridas desuniones

a esta caricia en luz de buena noche

sobre el bien

sobre el mal

sobre la vida

 

 

XXIII

 

“El mar trepa la costa,

se afianza entre las peñas, araña deslumbrante”

                                               (Octavio Paz)

Espacio de ceniza que converge en un alto desamparo/

nube ciega que agita sin insidia

la desunión del cándido vacío/

                                    donde arriban los ojos

y te aclaman de nadie en cada hueso fértil/

por tanto amor de costa entre los dedos rígidos

como un puño en marfil bajo otra noche

que se enciende/ es de fe/ contra los cantos

y nadie grita ya

sino la música en leve inarmonía/

esmerada en doler esta memoria

aplicada en gemir

lluvia en el signo de húmeda vertiente

que desliza hacia ti la boca en alma

como un amanecer de ensoñaciones/

mientras todos los gestos te sumergen de pronto

en una nave fría que no surca

sino ilusión de un mundo

                                    su presencia

su ademán de verdad

su sombra ronca

frente a la magnitud inane de lo cierto/

como una enredadera de caricias

una insólita y clara confidencia

de todos los perfiles entregados/

llorando de los ojos cada perfume amargo

para esta noche sabia en que regresan/

cuando después de todo

es sólo una palabra entre tantas palabras/

un eco de palomas

porque se acerca el tiempo tendido de la costa/

rostro de nieve en busca de ti mismo/

el ansia capital de aquel andarse

sin saber si creer la cruz del tiempo

sobre la luna vieja de semillas que fueron

pan largo para todos/

viento de proa al alma banderiza/

esos instantes puros de diamante

te habrán de conmover después del mundo/

después de todo un mundo sucesivo/

moldes de una caricia reducida al encono

tripulantes sin sueño de una nave ya amarga/

tu estela como un muro de presencia a tu paso

alertará a la costa pasión del continente

para luego abrasarte poderosa

de portento y de luz

                        sonora alba/

hermosa por llorar tanto delirio

tan feroz y feraz como la muerte

tan inhábil tan dulce tan infierno/

como un fuego cruzado sin respuesta

su boca de dragón que asola al mundo/

enhiesta trinidad/

                        fiera mordaza/

qué relumbre de espejos se celaba en la bruma

para todo el futuro

después de Dios y un pálpito en el pecho/

islas de pedrería/

mascarones tensados del salitre en la sangre/

donde estaba ya el hombre/

espacio de ceniza que converge  

en una nave fría que no surca

sino ilusión de un mundo

                                    a su presencia

 

 

 

 

 

 

 

 

 El 

libro 

Memorial

 del navegante, 

escrito por Pedro 

Luis Menéndez, fue

llevado a su versión elec-

trónica por Portal de poesía

a partir del texto entregado por

el propio autor y fue depositado en 

http://www.portaldepoesia.com 

a los trece días andados del mes de 

noviembre del año dos mil.