PEDRO LUIS MENÉNDEZ: PASIÓN DEL LABERINTO (texto)

CECILIO TESTÓN: VIDA Y MUERTE (dibujos)

 

 

Pasión del laberinto,

                             tierra viva,

llegarás sin temer

el tiempo viejo

                      para nacer aquí,

como un delirio

que se enreda y se vierte,

se compone,

se dispone

en imágenes caudales:

 

Cecilio Testón: Vida y muerte 1

Bosque del aire,

                       luna de semilla,

templo del hombre, fiel pulmón del alba,

derramarás la lluvia copa a copa

hasta estampar tus huesos enterrados,

cauto temblor, racimo del destino,

hasta empapar los mundos,

redimirnos

                 de otro fervor

que tu ámbito extendido,

de otro saber

que tus revelaciones.

Cecilio Testón: Vida y muerte 2

Donde yo te contemplo se concentran

los contraluces ávidos de ensueño,

la magia celular del hongo, el liquen

que desespera en musgo de humedades;

secreto a pura voz, hay corazones

ardiendo sin cesar en la espesura.

Cecilio Testón: Vida y muerte 3

Una espesura de anclas enraizadas,

un aparejo mágico,

hojarasca

               abarloada al ámbito dormido

de tu espalda, salinidad antigua,

fiebre y savia

para la sed de ti

que gimo en cada paso, huella de ti

que sigo en el silencio.

Cecilio Testón: Vida y muerte 4

Sólo los pasos saben, tan desnudos,

gozarte así, remanso del otoño,

huella fugaz tras huella que se pierde,

deshecha ya, marisma de hoja y hoja.

Si te perdí, te tengo

si te tuve.

Cecilio Testón: Vida y muerte 5

Fermentas en la noche como el amor

y el miedo,

raíz vital del roble,

centro del bosque,

                         espacio prevenido

para durar los siglos abundantes

sin otra fe que el tiempo

sobre el tiempo,

sin otra luz que el agua

                                   de una sombra.

 

Perpetuación de un cántico encendido,

fermentas en la noche

como los sueños blancos

tu humedad por las almas elegidas.

Cecilio Testón: Vida y muerte 6

Dolor de la madera, nudo tenso

de incitación al llanto,

piel devota que atravesó los lindes,

fuese adentro

del último desvelo

en abanico de carbón y llamas,

dijo el grito y la nube,

cumplió el vuelo

de algún dulce morar

                             por los caminos,

dolor de la madera, viento

al viento de ser la última muerte.

Cecilio Testón: Vida y muerte 7

Entregarás a un mismo reverbero

la soledad y el cauce de la estrella,

vecino al mar

desnudo donde acabas,

acantilado insomne sin fronteras:

las ramas se estremecen, brisa

feliz, no arcádica, a la tierra

desliza un mundo lleno, en sí completo.

 

 

Claros del bosque, ojos del vacío,

premio sin paz,

ventana al laberinto,

recuérdame después de la presencia,

del preguntar atónito a la vida

si otra quietud

me aguarda entre los verbos

con lucidez de savia y de sorpresa,

preciosa luz de un cándido arrebato,

ventana abierta

                       al pie del laberinto,

si otra quietud me aguarda,

qué distancia

no besarán los ríos de la ausencia.

 

 

Estás ahí,

al lado de mí mismo.

Sentirte así me anuncia ya el silencio. 

Corre la voz,

canción de la arboleda,

quiero abrazarte en música, jugarnos

la última sombra

en ocre y en caricia

para volver a tus enredaderas,

y no partir jamás:

 

ser hombre y tierra.

 

F I N

 


ACABOSE DE IMPRIMIR EL LIBRO DEL BOSQUE , CON TIRADA DE 

TRESCIENTOS EJEMPLARES NUMERADOS y FIRMADOS POR 

LOS AUTORES, EN LA IMPRENTA MERCANTIL DE GIJÓN, 

CALLE DE GARCILASO DE LA VEGA, A LOS 10 DÍAS 

ANDADOS DEL MES DE FEBRERO, ESTANDO LA 

LUNA EN SU FASE DE LUNA NUEVA, Y EN 

EL AÑO DE MIL NOVECIENTOS 

OCHENTA y CUATRO.


 

Esta

edición

electrónica

de Libro del bosque

 ha sido realizada por

Portal de poesía y depositada en  

http:// www.portaldepoesía.com 

con ocasión del decimoséptimo aniversario de 

la edición príncipe, a  los diez días andados 

del mes de febrero del año dos mil uno.