Ramón Caride Ogando

 

 

 

Poesía accidental

 

 

 

Arqueologías  de la memoria

 

Tierras de nadie

 

              

 

Arqueologías  de la memoria

 

1983

 

 

 

(PÓRTICO)

 

Memoria esquiva de tan perdidos ecos,

tortuoso laberinto inexplorado que ocultas

recuerdos de tiempos nunca ocurridos.

Memoria, cárcel que tienes

la imaginación cautiva

y a veces, estremecida, su vuelo alzará.

 

Memoria, vana ilusión de recobrar lo imposible,

sello de nuestro destino y final

de nuestro sueño.

Que la vida es sólo un destello fugaz

cuyo duelo redime el amor.

 

 

 

ARQUEOLOGÍAS

 

Poesía metafísica de antaño

de amor incorregible emponzoñada,

de viejo antiguo olvido sepultados

cadáveres de perdidas ilusiones

ya casi polvo.

 

Reliquias enterradas por el tiempo,

versos deshilachados de tanto

perderse y reencontrarse

combinándose de nuevo en una

repetición imposible.

 

Arquitectura infiel

de la memoria.

Arqueologías

ruinosas e imprecisas

que siempre duelen

de un modo

inexplicado y sutil.

 

 

 

ARQUEOLOGÍAS (II)

 

                     Y la única inocencia es no pensar...

 

El desierto fatal,

los vientos extraviados,

los rumbos equivocados

y un incierto mirar.

 

Los inciertos olvidos

pisoteando banderas

en cualquier mar misterioso

y un sentido dormido

de esperar.

 

Voraz, el horror del día 

nos lleva al momento

supremo del beso,

entre restos hundidos

en pasados naufragios.

 

Y, en las nubes de herrumbre,

bajo las aguas sólidas

del aire

en progresión descendente

vuelve atroz

el hierro de la costumbre.

 

 

 

OTOÑO

 

Melancolía

poco original,

entre las hojas tenues

dorados ocasos.

 

Piezas caídas

ajedrez disperso

tiempo atrás

futuro incierto.

 

Nace el viento

entre las luces últimas

y se estrella

contra tu destino.

 

 

 

INSTANTE

 

 siempre hay algo aunque no haya nada

Despacio, tal vez

mañana

será tarde.

 

Esperando,   y sabiendo

la longitud de la espera

se consume la partida.

 

 

 

AYER

 

Nada.

Y a veces esta palabra

 lo resume todo.

 

Silencio.

 A pesar de tanto ruido

 y del hedor que desprenden    

 las ilusiones podridas.

 

El tiempo pesa asfixiante,

El espacio es un concepto irreal

en la soledad.

 

Nada.

Y a veces el vacío lo llena todo.

Cuando faltas tú.

 

 

 

SUCESIÓN

 

Incesante vaivén.

Las hojas brotan y acaban

como las flores

Renacer y final.

Como el viento

desaparecemos

para volver

Amor eterno

en otro tiempo y lugar.

 

Quizás

incesante resurgir

o tal vez final

término de los sentimientos,

automática mentira

de un miedo rutinario.

Alfabética soledad.

Estrellas rotas.

 

 

 

AZUL Y SOL

 

Los olivos retorcidos

hacen nudos

al cuello del aire inmóvil.

 

En la estepa de luz y polvo

las miradas divergentes

estudian

el horizonte incierto

donde tierra y cielo

se confunden.

 

 

 

ARQUEOLOGÍAS (III)

 

Sbre la desolación  

de las piedras caídas

se yerguen desafiantes

y agónicos

los últimos arcos.

 

En la soledad

de los recuerdos desterrados

surgen todavía

llamaradas de vida.

 

Al borde del camino,

rastrojos y espinos,

los ojos heridos por el polvo

encuentran al fin

un ansiado reposo

frescor de las sombras

bajo el sol implacable.

 

 

 

ARQUEOLOGÍAS (IV)

 

Lentamente nos disolvemos

en la memoria

y nunca,  en verdad,

llegaremos a saber  

si nuestros sueños

huyen o nos pierden.

 

Hay demasiados silencios

o acaso

sean sólo frecuencias inaprensibles

por nuestros receptores sensitivos

localizados en el oído interno.

 

Los últimos camaleones

copulando

sobre le tierra reseca

a despecho de coleccionistas,

tiernas crisálidas reventadas

de las que brotan

mariposas nocturnas,

innúmeras lombrices

removiendo

toneladas de suelo

y la sangre deslizándose

como un río incansable,

por ejemplo.

 

Quizás

sean sólo frecuencias inaudibles

o tal vez

nuestros oídos atrofiados.

 

 

 

ACTUALIDAD

  la producción y el comercio de la muerte

Una vez más

-triste es reconocerlo‑

todos somos iguales

pero es distinta

nuestra cotización de mercado.

 

Una vez más

-y van...‑

la verdad no pertenece

a quien la posee

sino al que sabe

aprovecharse de ella

hipotecarla,

negociarla,

convertirla en préstamos

a interés compuesto

para así poder

seguir financiando la miseria.

 

 

 

ACECHOS

 

El humo se deshilacha en las esquinas,

agonía de cuerpos encerrados.

Un hambre de vivir recorre las aceras

y se camufla detrás de los semáforos.

 

Incógnita sombra

de lo que nunca vino nos trae

a veces aromas fugitivos.

 

Es el final de un siglo como siempre

el principio.

Es el año dos mil

es decir Madrid o nada.

 

 

 

SILENCIO

A Ángel, en un viejo pueblo

Río que fue religión de amor y odio,

cuerpos esquivos y plateados

hendiendo la corriente.

 

Río que fue precioso limo,

aristas desgastadas

del roce contra el lecho.

 

Río que fueron juncos,

cañas, espadañas,

ánades y arena, agua:

Vida en la estepa.

Ahora es cauce sucio,  

cansado y estéril

recuerdo.

Años después

ni siquiera.

 

 

 

FINALES

 

Mecánicas máquinas de contar maravillas

programan las ilusiones sucedáneas

de tantos cráneos vacíos.

Monstruosos desfiles totalmente previstos

se ofrecen a cuantos quieren

pagar su precio.

Multitudinarias alternativas desquiciadas

recorren el difícil camino

de la nada a la miseria.

Escépticos casuales sapos vagabundos en los arrabales

contemplan el paso de la noche y cantan

ignorantes del falso

correr de los siglos.

 

 

 

FINALES (II)

 

Gregarios gorriones saltan y revolotean,

últimas plumas fugaces

en los parques residuales.

 

Agudas aristas cortan las miradas,

no hay espacio alguno

para nidos cálidos.

 

Viejas palomas de ciudad descoloridas,

grandes ratas ocultas en noches de insomnio,

raquíticas hierbas que en el asfalto gimen,

esqueléticos árboles de las avenidas...

¡Qué lejos la fuerza de sierras agrestes

y encinas oscuras!

 

 

 

DESPERTAR

... y el mundo parece joven

después de quererte

Se mecen los pinos

con una brisa fugaz

y la claridad impoluta de las caricias

me lleva

a ti.

 

Estar a tu lado

es el secreto

y la vida

se renueva.

 

Brota la primavera

de tu cuerpo

fértil.

 

 

 

AHORA

 

Amor,

le más bella palabra

si eres tú

quien la pronuncia.

 

En tus labios la vida

es una risa fresca.

 

Ilusión,

la más cálida historia

si eres tú

quien me mira.

 

En tus labios la vida

es un remanso amigo.

 

Ternura,

la sensación más dulce

si eres tú

quien acaricia mi piel.

 

En tus manos la vida

es un abrazo puro.

 

Tiempo,

la realidad más preciosa

cuando transcurre

a tu lado.

 

En ti mi vida

encuentra su sentido.

Contigo soy,

sin tí nada valgo.

 

 

 

FINALES  (III)

 

Cuando llegue el día

todos callaremos.

 

Recogeremos nuestros sacos

llenos de esperanzas,

ilusiones, sueños,

y autoengaños.

Dejaremos

de fingir que somos

y luego

nos iremos.

 

 

 

07. 03. 84

 

A Carmen, en un desfile accidental

Mientras retumban

los ecos de la esperanza,

se abre paso

la fiesta

desde las catacumbas.

 

El Carnaval aquí

no es un dragón de mil colores.

Es el baile fantasmal

de las encinas

taladas,

quemadas

arrancadas de cuajo

de un suelo que era suyo

 

Ahora los niños

tienen raíces y alas.

Pero nadie más lo sabe.

 

 

 

ABRIL

 

Primavera que estalla.

 

La resucitada sangre

se abre paso

entre las hierbas calcinadas por el hielo.

 

De repente

con la sorpresa de los siglos transcurridos

nos descubrimos vivos aún.

 

 

 

AZUL Y MAR

 

Principia el día.

Las aves planean leves

sobre un mar y sobre un cielo

tan azules

como el aire.

 

Tersas, tibias

las mañanas

de la playa .

 

Baten las olas

otra vez

sobre mis ojos

y oigo latir el agua,

espuma

cerca de ti.

 

El sol se despereza entre susurros

y nos cuenta

tantos sueños...

 

 

 

INCIDENCIAS

 

Hay terrores gigantes,

cordilleras insalvables

que cortan nuestro camino,

abismos y barrancos

de donde nunca volvemos.

 

Y hay horrores cotidianos,

traicioneros y súbitos

cual guijarros afilados

que nos hieren de repente,

y luego

nuestros pies sangran .

 

 

 

FINALES (IV)

 

La Historia se derrumbará

como todas las historias,

pero quedará algo.

 

Las palabras correrán

en pos del humo,

mas nosotros volveremos

cualquier mañana...

 

Hoy no sabemos nada

y apenas nos atrevemos

a inventar

nuevas sonrisas leves

que alegren los ocasos

y hagan guiños

a la luna nueva.

 

 

 

ARQUEOLOGÍAS FINALES (V)

 

 Cuando ya nada se espera...

Ahora que ya nada vale

sino su valor de cambio.

Ahora que sobrevivimos sin alcanzar

el horizonte preciso.

Ahora faltan los gritos

y no hay nadie para despertar

a cualquier dios imaginario.

Pero queda un paisaje de olvido

hecho de amaneceres imposibles

y viejas piedras caídas

cobijan palomas grises.

Y también el eco desdibujado

de tantos días y noches

que murieron al repetirse...

 

Sobre la aburrida continuidad del tedio

y el peso opaco de la monotonía aún

se alza alguna voz

para abrazar lo absurdo

y alumbrar maravillas

sumergidas en el tiempo.

 

 

 

TÚ SABES

 

en mi amor hay otras cosas

...pero tú sabes

que sentirnos unidos

por esta manía irreprimible de vivir

nos redime

de tantas miserias cotidianas

que respiramos

 

pero tu sabes

que en realidad nada acaba

y nunca

es una palabra más

en el diccionario

 

...pero sabemos bien

que en los ojos hay océanos

y en los pechos nace la luz

 para calentar un mundo oscuro

            

     

 

 

              

 

 

Tierras de nadie

 

1986

 

 

 

ANOTHER PLACE, ANOTHER DAY

 

Hay un repiqueteo absurdo

del agua inacabable.

Gastadas losas de piedra

ocultando la falsedad del tiempo.

O carteles de neón

hiriendo la pureza de las tinieblas.

Y un atenuado rugido de motores

que presagian un terrible

despertar mañana.

La plaza semeja una isla

en el centro de la nada.

El hombre un muro

rodeado por el silencio.

La ciudad un domingo sudoroso

una esperanza saqueada.

La soledad una raíz honda

buscando un corazón

                para encarnarse

                                      veintinueve 

                                          septiembre

                                             kilómetros

                                                gorriones

                                                   estatuas

                                                       acacias.

               Inventario

               recóndito

               de desprecios

               aquilatados.

        Continuas tierras de nadie.

 

 

 

COTIDIANAMENTE

la revolución se pierde a cada instante

en nuestro cuerpo

Un vacío inmenso

o la alegría:

belleza aniquilada

oxidada tierra roja

deforestación carnal

melancolía resquebrajada

paraíso perdido

nuevo mundo al fin hallado

cuando constatas

(¡no hay remedio!)

que nunca la poesía

podrá redimirte de la vida

nunca valdrán las palabras

el calor de una piel perdida

el tacto de unos ojos

cuyo color olvidamos

aquellos segundos imprevisibles

que pudieron cambiar

nuestra historia.

 

 

 

PAISAJES

 

El viejo pueblo manchego

eternidad de ansias apagadas

polvo y sedimentos

sol color tierra

varado en la planicie

como un naufragio más.

 

Acaso

las tercas sierras ocres

soñarán con un Norte imposible

en su verdor y su escarcha

imposible en sus castaños

y en su lluvia oblicua y distante

-que diría Pessoa-.

 

Cansa mirar tanto otoño inexistente

resbalar la mirada

por hectáreas de nostalgia

y no descubrir nada diferente a sí mismo

por los siglos de los siglos

(el paisaje no es sino

traidor espejo del que mira).

 

 

 

POEMA(S) ACUMULATIVO(S)

 

Superficies homogéneas de olivos

vides colinas rastrojos

sequedad

distancia

deseo

palabras desnudas

para enmascarar el alma.

Silencio.

 

 

 

ADIVINANZA (CON UN FINAL AL MODO

DE NICOLÁS GUILLÉN)

 

El mundo

ese espectáculo insólito y casual

de cada día

tiene también agazapado

el terror en cada esquina

y ellos ven

con sus miradas vacías

 

verdes grises azules uniformes

uniforme vestimenta peculiar

que usan los individuos pertenecientes etcétera

o bien uniforme vestimenta o indumentaria

que reduce al individuo

a un número prestado puntos suspensivos

 

sigamos pues con la absurda rima

consonante

machacante

como las órdenes escupidas

en cualquier lugar país o continente

obediente

aseado

preparado y revisado

cuidadosamente equipado

y entrenado

 

sea en selva o desierto

montaña o valle

aire incluso mar

pero todo su paisaje es accidente

y su oficio la muerte

-se reemplaza la baja

en su caso no hay cuidado-

Resuélvase la elipse.

 

 

 

A DESTIEMPO

 

Imagínate un mundo, un siglo,

un lugar o una historia,

imagínate que navegamos

a bordo de un sueño,

pasajeros o náufragos

arrancamos a los dioses

nuestro destino.

Y entonces

libres al fin

de repente somos

más que una aventura

carne y sangre,

piedra viva, delirio

y dolor

y rabia,

puro amor en definitiva

..................................

Imagínate que existimos.

 

 

 

CUMBRE

 

El mundo aquí

adquiere una tonalidad efímera

y los hombres se pierden

igual que los sueños en la memoria.

 

El aire y la sangre

moviéndose en oleadas

son las únicas realidades posibles.

 

 

 

CONTROL DE ENTRADA

 

Años horas días joven viejo

felicidad experiencia miedo etcétera

-campos semánticos adyacentes

o tangentes-

Difícil

es entender

asimilar siquiera tanta

información evaluación comunicación

coeficiente paro gafas de sol

bronceado sexo arte asco

copulación belleza arte rima

deducción huella beso etcétera

-enumeraciones posibles

sin olvidar las demás consonantes:

candor dolor sabor temor

cabeza dureza pobreza tristeza-

Dejémoslo ya,

busquemos un hueco

para los dos

entre la inmensa frialdad de tantas palabras previstas

amor que aún suena nuevo

inesperado e improductivo

(en el sentido estrictamente económico

del término, aclaro)

dejémoslo ya,

cultivemos el silencio

como la vida

amenazada flor delicada

especie en inminente peligro

de desaparición por asfixia.

 

 

 

SUCESOS

 

La vida aprendida a martillazos

andamios grúas humo cansancio

El río está lejos

alcanzarás la vida

en cómodos plazos de ilusión y tiempo

vidrio cemento temblor cansancio

El patio está vacío

regresarás con la filosofía obtenida

del sueño que te robaron

tráfico luces hierro cansancio

Los kilómetros que separan

tu partida del retorno

son demasiados

plástico dolor horas cansancio

y luego un ruido brusco un grito

un salto inmóvil nada

espacio consumido por el tiempo

igual a velocidad

víctima de un accidente casual

sin portadas de prensa

precisa reposición

andamios vidrio tráfico plástico

a menudo el aire fresco

es sólo una hipótesis hecha de espera

 

 

 

  NOITE VELLA

 

Nada acaba, corazón

relojes y despedidas

quieto despertar cansado

amanece en la larga

carretera a ningún sitio.

 

Nada acaba, tan siquiera

el cereal ni la rabia la ceniza ni el estiércol,

el placer o la alegría.

 

Nada acaba, ya lo sabes,

sed de tiempos olvidados

o pedazos de ternura

que aguijonean nuestra piel

en los instantes felices,

felices y fugitivos.

 

 

 

16. 04. 86

 

Minutos de espera.

Horas de agonía

cuando el azul puede

teñirse de sangre dulce

y la voluntad del fin

borrar con odio un futuro confuso.

Encima de nuestra resignada

tristeza anquilosada

y tibia espesa angustia

sólo dos desnudos huesos cruzados

—símbolo precristiano—

afilarán la guadaña

que nos siegue

absurdo fruto madurado

para una cosecha inmunda.

 

Debajo late la fiebre

y el amor

pero nadie quiere

saberlo hoy

en los cuerpos despedazados

de los niños

alguien acaso descubrirá

una sonrisa cínica

y dirá que

lo han merecido.

Los asesinos de sueños

siguen deshaciendo también

nuestras vigilias.

 

Esta tardía primavera

las flores aplastadas

agonizan bajo las ruedas

de los carros.

Los bandos de los señores

repiten incesantes:

calma normalidad absolutas incluso

pero el aire

está cargado de presagios

y hay sonidos de muerte

en las paredes

¿hasta cuando seguiremos

siendo carne

para alimentar el cañón que otros disparan?

 

 

 

NOTA. AL MARGEN

 

Tal vez hablar de mariposas doradas

o fragantes amaneceres o locuras con-

sentidas. Y no de sudor, vísceras

(estómagos, corazones, intestinos)

arrancadas, deyecciones, sangre,

semen, circunstancias en definiti-

va de tiempo y lugar .

 

Inventar la realidad

a nuestra medida el mundo

a nuestro antojo desprovisto

de hielo y rabia impotencia.

Y no ver no oír

ser sólo

la sombra en la hierba trémula

del viento leve que pasa

(perdonen la metáfora final

plagiada de Pimentel y al reloj

su ser no ser siendo y mientras tanto

flota la niebla sobre nuestras cabezas).

 

 

 

CRÓNICAS (CIRCULARES) DEL CORAZÓN

 

El sol es un punto inmóvil

que recorre el cielo entre la aurora y el ocaso.

 

En la retina se almacenan imágenes sucesivas y cambiantes

que se funden en el horno helado de la memoria.

 

El aire cargado de vendimia y a veces de mar

sustenta nuestros cuerpos idénticos.

 

Y el corazón, bomba infinita, renueva la sangre

en el circuito incesante de las arterias.

 

La gente, de vez en cuando, vive

y a veces incluso sueña.

 

Los poetas mezclan unidades discretas

de belleza sonora en dosis convenientes

con unas gotas de amargura

añaden una pizquita de rabia

mantienen todo a fuego lento (fuego lento: terrible

definición de la vida)

y lo presentan todo

bien guarnecido de metáforas

-agítese antes de leer-

 

 

 

TIERRA

De los viejos campesinos...

¿qué más puede decirse?   

Hombres de siempre y de nunca

que nadie fue vuestro dueño

cuando brillaron las hoces

(horas de saña y justicia

que no cuentan los que hablan

del destino resignado)

abriendo surcos sin tregua

en las resecas llanuras

que ahogan un sol de plomo

o bajo el manto verde

de una lluvia triste y mansa,

destruidas vuestras entrañas por el olvido

arrastráis

en vuestras manos de tierra

el desconsuelo y la espesa amargura

de una historia que os quitaron.

 

 

 

DESDE UN MAR INVISIBLE

 

Sumergidos en ti,

inmenso azul desnudo

compartir un oxígeno

que a veces sabe a hiel

y a calavera,

cuando al fin a gozo seminal

y tersa epidermis húmeda.

Odiados hermanos desconocidos

enemigos encontrados saludos

adioses enterrados en un ayer que nos devora,

mientras tú vas y vienes

entre nuestras bocas

invisible camino

como si no existieras

depósito de nuestros venenos

cavidad superior de una humanidad

que ya no te reconoce

destino último de nuestros sueños

y de los anhelos hijos del recuerdo.

 

Aire

mar

Aire-mar donde vivimos

ajenos a este milagro.

 

 

 

RETORNO

 

A Lula, mi razón

 

Del fondo de tu entraña

nace un cielo y un grito

que se pierde buscando

la flor marchita, la nieve oscura

le brillante arena, polvo

de la vida infinita.

 

Y te busco, lo sabes,

murmurando levemente imposibles

un anhelo sin principio

me arrastra y me lleva a ti...

porque tú has nacido

merece la pena existir

levantarse del lecho espeso del sueño

y seguir aún aquí ahora

 

amor,

porque has nacido

la vida puede

ser vivida y tu vientre me trae la alegría

y tu seno la esperanza

el cielo que ya no nos prometen

 

 

-es trivial y absurdo hablar de amor-

pero tú eres

y por eso

merece la pena caminar

sentir el sol el viento el frío el agua

a pesar de qué le vamos a hacer perdone

ya sabe usted sin embargo teniendo en cuenta

qué cosas pasan no digas instancias pertinentes

existen tus dedos y tu piel y tu boca

existen tu presencia y tu ausencia y tus ojos

y no preciso dios ni futuro

cuando te siento cerca.

 

 

 

 

 

 

 

 

El libro Versos accidentales, de 

Ramón Caride Ogando,  ha sido

depositado en la Red a los  

trece días andados 

del mes de febrero

del  año 

dos mil 

siete

.