Alba González Sanz

 

Selección de poemas

 

 

 

 

PARÁBOLA

 

Con tu pierna resguardas mi cadera

delimitas un mundo de carne y calor.

Vamos hacia el sueño.

 

Estamos juntos

y dormir es entonces

la caricia más lenta.

Ensayamos sin drama

el final que vendrá,

este partirse la vida

en dos.

 

Quién observará antes

estos ojos apagados,

imposibles de acariciar los cuerpos.

Quién sentirá primero

el silencio egoísta de los muertos

que tanto hemos amado.

 

Te mueves. Despiertas.

 

El tiempo se sacia cada vez

que Lázaro camina.

 

 

PRUEBA DE AMOR

 

La princesa se para ante el joven.

Como misión impone

una respuesta.

 

¿Desearás mi rostro

envejecido

cuando yo odie recordar

y tema la muerte?

 

 

WILLOW PATTERN

 

En el viejo poema

los amantes huyen.

Piedra, agua, fuego

árboles talados.

La piel

acomodada al animal.

 

El cuerpo tiembla en el amor.

Aletea una espalda,

sudor,

nombre marino

protector de los vientres

henchidos archipiélago.

 

El cuerpo tiembla en el amor.

Estalla la carne

en rojos, falta

el aire

y la asfixia

estremece.

 

El cuerpo tiembla en el amor.

Bosque en los olores

selva de tu pelo,

tallo a dentelladas

el ritmo

la canción.

 

En el antiguo poema

huida, tajo

muerte.

 

Recorro tu cara

entre los labios.

Llega la aurora.

 

El cuerpo tiembla en el amor.

 

 

Fíjate en todas esas

mujeres bíblicas,

sin hybris, sin voz.

Pidiendo cabezas

como quien pide

tortitas y té

a media tarde.

Sin tierra funeraria

entre los dientes, sin la sangre

del esposo a manos llenas.

Fíjate en ellas,

sin hybris, sin voz.

Narración famélica

de visionarios o esas pinceladas

decadentistas.

 

Tortitas y té

en bandeja de plata.

Siempre el menaje tan vulgar

pudiendo ser arma.

 

 

Explicar el insomnio es

un antiguo parte de guerra.

Las llanuras de Maratón

o una trinchera bajo el frío

en los bordes de Europa.

Una guerra de sangre

de barro y gritos

atragantados.

Una guerra ebria

de literatura.

 

Mejor así,

aunque trágico.

Mejor así que contar

cifras sin cuerpo

o nombres numerados

de viejas batallas.

 

Mejor así, con ojeras

y febril necesidad

de herirte.

 

 

AUTOBIOGRAFÍA

 

Una autobiografía es la suma de las mentiras que se pueden contar.

Yo soy tres elementos en desorden:

 

la niña participando en pruebas de cross,

sin poder dar marcha atrás, saltar la cinta, detener el paso;

la niña que odia el deporte porque en él no se puede perder

 

la adolescente acomplejada por no ser bonita,

lista sí, pero con las piernas demasiado grandes;

piernas que ni siquiera le sirvieron para correr

 

la mujer –joven, oscura– que aún fuma a escondidas,

se esconde entre libros, construye su máscara;

un reloj sin agujas decide por ella sus pasos inseguros.

 

Mi autobiografía, la suma de las veces que mentí,

las que lloré,

las traiciones y soledades que vi

a mis pies,

que fui regando en silencio.

 

Mi autobiografía, fracaso inicial, certeza de la muerte.

Asumir el absurdo

para ver

los estragos que causa la esperanza.

 

 

ESPECIES DE ESPACIOS (II)

 

Odio, desde niña, la tos mañanera de mi Padre,

la tos que rompe.

Odio

porque los ruidos

conmueven al descubrir

que un día serán metáfora

sin referente.

 

Añorar es recuperar la extrañeza ante el espacio,

saber que otros nos habitan.

 

Pronto partiré

pero ya me veo ante la puerta de mi casa,

al regreso.

 

Siento a la extranjera que me invade

buscar sin éxito las llaves,

cegar la cerradura.

 

 

MAMÁ

 

Te nos diste.

Y tu amor rebosaba como el agua

que sale de la bañera

empapando las baldosas,

la toalla.

 

Tanto amor

que no supimos recogerlo,

detener el torrente, devolverte un poco:

qué hacer

con ello.

 

Tanto amor.

 

Hasta que tuviste sed.

 

 

LOST IN TRANSLATION

 

Cuando terminó de recorrer el mundo,

Ulises tenía veinte años.

 

Tras largos viajes le quedó

la sólida certeza de que nada

había merecido la pena.

 

No se puede regresar

a un sitio que mientras tanto

ha permanecido inmóvil.

 

 

INVENTARIO

 

Guardo objetos como dones sencillos

que hurtar a la avaricia de la muerte.

Las historias raptadas,

las palabras prendidas

del tiempo.

 

Cometas.

 

Guardo detalles que caldean la nieve.

El abrazo como llanto de la mar. Nuestra piel

ofreciéndose al frío

en el combate diario

del temblor.

 

Guardo todo porque todo me señala.

 

El Niño que se esconde en el tejado. La Mujer

que camina la vereda arrancando las zarzas

que ocultan el refugio.

Nosotras que crecimos del rescate.

 

El futuro todo cabe en esta casa.

Sus fantasmas nos conceden

el perdón.

 

 

TRANSMIGRACIÓN

(Tríptico)

 

I.

 

El trayecto pasó a ser un escenario

condenado por la falta de telón.

No soy la misma. La máscara no oculta

al personaje.

El cuerpo se rebela al tacto,

se contamina en el discurso,

en esta voz.

Ahora que conozco

las falacias erráticas del viaje

me resisto a marchar,

me dejo ser.

Extraño a la que finge

en la distancia lejana de los días.

 

 

II.

 

El silencio quiebra el orden

de la oración, espesa

la calma de lo dicho.

Las piedras que apuntalan este centro se erosionan

al contacto del amor.

Si concateno enunciados olvido el ritmo

hambriento de la sintaxis,

las vidas

proyectadas a la vida que han roto

los cimientos de mi fe.

 

No respondo para no clasificarnos.

 

La vieja colección de dinosaurios: sus láminas y huesos, la falta de color.

Cartílago de plástico que no puede rugir, que no nos muerde.

Desde la infancia, las bestias que no temo se guarecen

del temor a las palabras pronunciadas.

 

Los monstruos de estos días

se alimentan de corazón.

 

 

III.

 

Al llegar a la ciudad fortifiqué un espacio.

Por murallas, las costumbres hechas fotografía;

por tradición, los libros que aprendí.

El hogar eran los rostros felices de los míos:

esta que soy me significa

esta que soy no conoce el cambio.

 

         La locura se contiene en la ficción.

 

Los castigos son entonces para el cuerpo.

Prohíbo la soledad, el territorio.

Me construyo en rutina y atravieso

el fondo del dolor como un paisaje

de campos arrasados.

 

Tierra baldía.

 

Levanto una casa

huyendo de mí.

 

 

 

 

 

Esta selección de poemas fue primero elaborada por la autora para la antología Entre sin llamar (Círculo Cultural de Valdediós, 2013). Se ha revisado para incluirla en la Biblioteca de Portal de Poesía.

Los poemas “Parábola” y “Prueba de amor” eran, hasta el momento, inéditos. “Willow Pattern” se escribió para la hoja de sala de la exposición Los ejercicios Willow (2012), del pintor aresano afincado en Gijón Job Sánchez.

Los dos poemas sin título que repasan la hybris y algún mito antiguo pertenecen al libro Apuntes de espera (Torremozas, 2010).

“Autobiografía”, “Especies de Espacios (II)”, “Mamá”, “Lost in translation” e “Inventario” pertenecen al libro Parentesco (Suburbia Ediciones, 2013).

El poema “Transmigración (tríptico)” se escribió para el monográfico sobre migraciones elaborado por la revista Mordisco en su quinto número, el de 2012. La revista se publica anualmente en La Puebla de Cazalla (Sevilla).

 

 

 

 

   

 

Esta selección de poemas

de Alba González Sanz

ha sido incluida en la Biblioteca del Portal de Poesía

y depositada en la Red

a los  veintidós días andados

del mes de octubre

de dos mil

trece.