ADOLFO BURRIEL BORQUE

 

Pequeña antología

 

 

 


 

 

 

JARDINES DE VERLAINE

 

 La diosa,

violada por la luz,

agita

la trémula lujuria del recuerdo,

 

desnuda bailarina de cristal.

 

            (De “furtivos días”)

 

 

DIOSA

 

 …Y devastar la orilla

de la mar

para inundar el corazón

azul de los caballos

de tu tacto de seda.

 

            (De “Furtivos días”)

 

 

CONTRA LA GUERRA

 

 Te quiero libre,

vaso de luz,

concha de mar,

rosa del sur,

crin de caballo,

collar azul,

flecha de vientos,

flecha viniendo,

flecha lanzada,

flecha enlazada,

rosa de luz,

vaso del sur,

caballo azul...

 

            (De “Furtivos días”)

 

 

Un día,

esperas en la orilla

y escuchas el murmullo de la luz,

abre el agua tus párpados de espuma.

Eres el mar.

 

No piensas en qué viaje,

a dónde el viaje lleva.

Eres el mar,

 

son bellos los naufragios

de plata,

azul el infinito,

 

y sientes en el alma la armonía

del día en que eres mar.

 

Miras qué honduras de arcos iris,

amas la soledad de dios,

el mar,

fábula y páramo,

las voces de la voz inexistente,

 

eres el mar

 

y no importa tu nombre.

 

              (De “La memoria es el viaje”)

 

 

Mi fiel caballo rojo

ama las lejanías,

turban sus alas

la belleza del ángel,

hilos azules cierran

el viejo laberinto,

frágiles vientos

se llevan sus relinchos,

 

pero cabalga,

igual que la distancia que se olvida

en el ensueño de otros viajes.

 

            (De “La memoria es el viaje”)

 

 

Breve es el sueño, así

la picadura,

el vuelo de la abeja,

la lluvia,

el brillo

del pájaro y la llama,

la súplica del náufrago,

    y la costa,

 

breve es la lluvia,

es solitaria el alba,

la sombra del milagro.

 

            (De “La memoria es el viaje”)

 

 

Te nombro sin tu nombre,

ávida estancia

donde mueren los días,

donde los dioses

afilan los relámpagos

y el vaso

guarda las cenizas.

 

            (De “La memoria es el viaje”)

 

 

… El deseo reunía

los afanes del beso,

la enamorada noche

del sueño.

 

Era el destino de este viaje,

tierra buscada que devuelve a los orígenes

o mata,

 

…y los dioses furtivos

ponían los milagros…

 

            (De “La memoria es el viaje”)

 

 

CIUDAD DE SUEÑO, 1921 (de Paul Klee)

 

Mi corazón

es un paisaje de recuerdos,

una ciudad de lunas,

el tuyo es hoy

sueño del río que nos huye

y del desierto,

estancia que se yergue entre los pliegues

de un prodigio evocado,

cielos en fuga,

sinfonía al color

arrebatada.

 

(            De “Cuadros de una exposición”)

 

 

LOS JUECES, 1908 (de Georges Rouault)

 

El sublime hedor de la púrpura

grotesca,

allí donde resuena la tiniebla

amarga,

nace la cripta,

cruje y se mastica

la poderosa sed de la venganza.

 

(De “Cuadros de una exposición”)

 

…con qué secreto

a qué tibia antesala,

 

en qué aldea del aire las arañas

hilan la nada duradera…

 

            (De “Colores desunidos”)

 

 

La historia empieza con el fuego,

sigue en el paraíso,

conoce algo más tarde la desgracia

del ángel,

maldice pronto el beso y los desnudos,

desune los colores,

toma prestados

del alma los olvidos.

 

La historia que comienza con el fuego

acaba ciegamente

donde compiten

el crimen y la aurora.

 

            (De “Colores desunidos”)

 

 

Su desnudo arrebata

el brillo a los cuchillos.

Su piel es sombra estéril

de páramo, licor de soledades.

En sus pezones

no hay lunas,

habitan las arañas.

 

            (De “Colores desunidos”)

 

 

Recuerdo cada cita que no tuve,

y cada mar que excava, como rosa

entre tus muslos, las heridas.

 

El cristal que desgarra la mejilla

es frío,

y la melancolía, un despiadado

azul con ataduras.

 

            (De “Colores desunidos”)

 

 

Sobre la rosa que soporta

los cimientos del mundo,

tu piel es frágil como amor,

vertiginosa como incendio,

húmeda y desamada.

 

Y una virgen zozobra.

 

(De “Colores  desunidos”)

 


 

 

La presente edición de Pequeña antología de

Adolfo Burriel Borque fue colgada

en la Red a los cinco días

andados del mes de mayo

del año

MMXI