Antonio Fernández Lera: Las huellas del agua IV/V


 

 

PINACOTECA

 

 

                Amor sagrado y amor profano

 

Tiziano

                                                                                                                  Tiziano, Galería Borghese, Roma

   

Superficie partida, invisibles triángulos

dispuestos para su entrada en el ojo. Lástima

que debajo del triángulo principal

que forman los pezones y  el ombligo,

centro mismo de un esplendoroso campo de carne, se oculte

la selva de su pubis, el sexo imaginado, su olor y su pelo revuelto

y satisfecho ahora, en el descanso. Lástima

que haya que desviar la vista un poco más, hacia una piedra gris,

para ver otros cuerpos más desnudos aún

y tocándose bajo una extraña niebla.

 

Pero no sé qué hace ahí en medio, por cierto,

ese niño gordo con la mano en el agua

mientras la otra mujer, pulcra y remilgada, se hace la sorda:

¡si al menos fuese posible imaginar

el enjambre del sexo debajo de sus faldas!

 

 

                       El sueño de Antiope

 

 

 Correggio

                                                                                  Correggio, Museo del Louvre, París

   

Sueño que vienes

a quererme, lento, y delicadamente

separas mis piernas con tu pezuña izquierda.

Me despierta el cabello de tus muslos

(la explosión del volcán

que has despertado con tu lengua).

Te pido por favor que no te vayas nunca

y que no pares, ahora, de moverte, hombre.

 

Sueño que sueño

cabalgando en tu sueño

y que tus dientes

me despiertan del mío

y que tu vello

me hace cosquillas en el vientre

y que no puedo

interrumpir mi baile

al son de tus caderas, mujer.

 


 

                            Mujer con espejo

 

    

 Cezanne 

                                                                                                                       Cezanne, Musée d'Orsay, París

 

El pincel

es la lengua.

 

Los labios apretados

colocan el pelo de la mujer desnuda.

 

Quietudes en la piel:

reposo inverosímil.

 

El temblor pequeño

es el fragmento infinitesimal

del estallido.

 

Me gustaría saber

quién se ha comido la manzana

 

(pues creo

que de haber sido yo

me acordaría).  

 

 

                 Desnudo delante de la chimenea

 

 

Bonnard

                                                                           Pierre Bonnard, Kunstmuseum, Basilea

   

Se puede oler la humedad en la piel,

el agua salpicada en las baldosas frías;

percibo incluso la temperatura

que te permite estar desnuda

delante del espejo con puertas, la ventana

que se abre ante tu rostro satisfecho, jadeante

todavía; veo tu espalda larga, el hilo de sudor en la columna

vertebral, tus piernas estiradas, el hermoso trasero.

 

        

 

                 Olimpia  

 

 Manet

                                                                                          Édouard Manet, Musée du Jeu de Paume, París

 

Siento tu aroma, íntegramente,

desde los pies a la cabeza,

y sé que cuando llegue hasta tu cuello

desharé tu lazo con los dientes

y morderé tu oreja

y arrancaré la flor que llevas puesta

y extenderé tu pelo sobre la almohada,

respiraré otra vez toda tu piel desnuda,

me detendré en tus pechos

y pasearé despacio por tu cuerpo,

que será el escenario de mi sueño.

 

(Vista de cerca, tu piel es una niebla

que me envuelve).

 

               

                             Bañistas en el río

 

 

 Matisse

                                                                                         Henri Matisse, Art Institute of Chicago

                                                                                                 

Os miro y os veo desnudas

en el rectángulo de la humedad,

acariciando el aire vuestros cuerpos

bajo esos objetos difusos

que os protegen del sol.

 

Sombras verdes, agujas de hierba

que hacen cosquillas al alzar los brazos.

 

La escala del blanco al gris, casi azul, es infinita.

Lo vertical forma un horizonte de cuerpos.

 

La serpiente lo mira todo

desde la negra columna del agua.  

 

               Venus  

 

 

                                                                                                       Tiziano, Galería de los Uffizi, Florencia

 

Ven aquí, olvida el decorado,

siluetea mi cuerpo con tus ojos.

 

Voy a restregar estas flores

en tu barba de dos días.

 

Y aunque pienso que antes debieras afeitarte,

trataré de olvidar el daño que me harás.

 

Me imagino los pétalos rojos en tu boca,

mis uñas en tus nalgas,

tus dientes en mi lengua,

tus ojos tan abiertos

en el tiempo compartido

 

y sé

que vas a despeinarme.  

 

 

                 La dama que descubre el seno

 

 

Tintoretto

                                                                               Tintoretto, Museo del Prado, Madrid

 

Esa tierna piel que me ofreces

viene a mí como un trozo de viento:

 

te respiro en silencio,

 

voy a ti atraído por tus ojos.  

 

 

                 El origen del mundo

 

 

 

 

 

                                                         Gustave Courbet, Musée d'Orsay, París

 

Qué quieres que te diga,

me gustas así, abierta,

de par en par,

a los ojos del mundo,

como una verdad

pura,

desnuda.